Cuando celebrar un día de la infancia se hace imprescindible

 

El pasado 20 de noviembre se celebró el Día Universal de la Infancia, una fecha para recordar que los niños tienen mucho que decir y que aún queda mucho por hacer para que vean respetados sus derechos. 

Todos los 20 de noviembre desde hace más de 60 años se celebra el Día Universal de la Infancia (o del niño), propuesto por la ONU, para recordarnos lo importante que es cuidar de la infancia porque ellos son “los ciudadanos del mañana” y como tales, debemos respetar y velar por sus derechos, escuchar sus necesidades y hacerles partícipes del camino hacia un mundo más justo. Un mundo mejor.

Son muchos los países que se suman a la celebración a través de la organización de diversas actividades para que los niños conozcan cuáles son sus derechos; unos derechos que, lamentablemente, aún son una utopía según el lugar del mundo en el que les haya tocado nacer. Nada nuevo bajo el sol.

Un mundo injusto y mucho por hacer

Como escribíamos en el reportaje que publicábamos en Madresfera esta semana, las cifras demuestran que cada día se siguen violando los derechos de millones de niños: 1 de cada 4 niños en el mundo vive en condiciones de extrema pobreza; 1 de cada 12 fallece antes de cumplir los 5 años por causas prevenibles; 120 millones no reciben educación; 300.000 niños son utilizados como soldados en las guerras y conflictos; y casi 2 millones de niños son sometidos a explotación sexual.

Dar visibilidad a los niños, sus derechos, hablar de todo lo que queda por hacer con respecto a la infancia a través de los medios de comunicación y de las redes sociales es algo imprescindible si de verdad queremos cambiar esa situación y hacer que esas cifras formen parte de un triste pasado. Nuestra responsabilidad como profesionales de la comunicación es si cabe mayor con los niños por nuestra capacidad para denunciar públicamente la vulneración de sus derechos y hacer que la sociedad tome conciencia, pero también por las herramientas que tenemos para ello a nuestro alcance.

Y no sólo se debe concienciar a los adultos. Organizar actividades en torno a la infancia que hagan partícipes a los niños son importantes para que ellos también se motiven, aprendan, pasen tiempo con sus familias pero también para que tomen conciencia de la situación que viven otros niños en el mundo, para que adquieran valores como la solidaridad o la empatía hacia el sufrimiento de los demás.

Los niños tienen mucho que decir

Para celebrar el Día Universal de la Infancia, desde Unicef han propuesto una iniciativa global para que los niños expresen cuáles son sus preocupaciones y qué creen que deberían hacer los gobiernos de los países por ellos para lograr un mundo mejor.

Bajo el HT #LosNiñosMandan, hemos podido seguir la campaña de la ONG en redes sociales; una campaña que ha pretendido que los niños de más de 130 países sean quienes tomen el mando de los medios de comunicación, la política, las empresas o el mundo del deporte y el entretenimiento de modo que sean los propios niños los protagonistas de su día, y den voz a los “millones de niños que viven en la pobreza, que no pueden ir a la escuela o que son víctimas de los conflictos, de abuso o de problemáticas como el trabajo y el matrimonio infantil”.

Como Unicef, diversas instituciones, escuelas y asociaciones de toda España celebran el Día Universal de la Infancia con diversas actividades y talleres. En Madrid la celebración se alarga hasta el fin de semana del 2 y el 3 de diciembre con un gran evento de ocio infantil y familiar en el recinto ferial de la Casa de Campo de Madrid en el que los niños podrán practicar escalada, participar en gincanas, circuitos de seguridad vial o talleres de reciclaje, ciencia y cocina, asistir a cuentacuentos, obras teatrales o un mercadillo solidario, entre otras muchas propuestas.

¿Por qué creéis vosotros que es importante celebrar un día de la infancia? ¿Vivimos en una sociedad que no tiene en cuenta a los niños?

Quizás también te interese: