Sandra Romero

Sandra Romero Romero

La versatilidad

Sandra se declara fan de los espacios vacíos. No por lo que tienen, dice, si no por lo que pueden llegar a ser. A ella le gusta perderse mirando al techo. En los recreos jugaba a hacer sus propios diseños y siempre quiso estudiar Bellas Artes.

Le encanta dar la vuelta a las cosas. Está convencida de que siempre tienen dos caras, o tres, o cinco y que las posibilidades de las ideas nunca se acaban. Le fascina el reciclaje y dar una segunda oportunidad a los objetos. Esto le llevó a elegir como proyecto fin de carrera una colección de zapatos. Zapatos inverosímiles, divertidos, y con suerte, porque con ellos consiguió llegar hasta el Premio Nacional de Diseño INJUVE. “Wow!”, pensó al leer la noticia. Y afirma que después volvió a leerla para asegurarse de que era real.

Después ha estado haciendo muchas cosas: desde vestuarios para obras de teatro hasta organización de eventos y actividades culturales, pasando por un Máster de Diseño de Accesorios. Versatilidad es una palabra que la identifica.